miércoles, 29 de agosto de 2007

Juana Peralta






*
arcilla blanquea la orilla sostiene caracoles vacíos, cantos

piso blando ondula el paso del peludo que desploma y explota al borde
de la laguna

raíz del tala traspasa la isla hacia abajo se estira atraviesa el agua se afina en un hilo y borda en el fondo, un dibujo

juncos permanecen
el agua en la cintura los divide en dos

pájaras sobrevuelan, caen, las
horas
al
suelo



*

en la piel blanca
de las bétulas
donde antes había brazos
se abría un agujero
cuando eran arbolitas
piecitos enterrados
estaban
se hundía el Sol
en el final del mar
llano verde húmedo
de oeste a este
desde abajo
iba a alumbrar
la noche



*




degradé (sencillé?)
yo busqué esto?
otra vez acá (cultivando la tierra del fondo del mar)
sin mi (de vos)
sin éter (espacio donde suceden las cosas)
sin cosas, ni espacio (puentes)
para flotar
el planeta que me gusta

despacio
los pasos
apaciguan (acercan)
la lluvia
desarma
lo gris
del miedo

era chico el mundo
al final
infinita
la memoria
de la piel.
mis pies
saben (bailan)
tu canción favorita


--




No puedo hablar de mi trabajo porque no sé cómo se llama lo que tanto trabajo
es invisible y da pan invisible, a veces duro a veces más rico y crocante. tengo un complejo de no-trabajadora que quizás ahora que lo confieso públicamente algo
de eso se transforme en un sentimiento más mejor.
Tengo una hija Rosa que me encanta.
Siento que lo que me gusta de escribir es tener tanto tiempo para tratar de decir lo que quiero, porque siempre tardo en llegar a un lugar, y me cuesta mucho atravesar los matorrales largos de confusión o mas bien de mezcolanza general empantanante.
escribir me espera, me da tiempo
y eso me da placer

No hay comentarios: