martes, 28 de agosto de 2007

Celeste Dieguez



Viajes I

Y ahí, bajo mi lengua,
el gusto a hormigas del café
de ciertas estaciones de servicio
gasolineras en la ruta desvencijada
Y en la pared de los baños tu nombre
escrito a las apuradas con el lápiz de ojos
Vamos a curtir sin fin las carreteras punteadas de postes
Polvorientos atajos empañan el retrovisor.
Hay una botella en la guantera
y cada tanto
un pequeño trago nos desliza
hacia la conciencia vidriosa de la tarde.
La casetera deja escapar
interminables solos de guitarra.
Y una armónica
empuja velozmente hacia los costados la nada.
El chevy hace ruidos al enfriarse y
los asientos contra mi cara huelen a caballos y a nafta.
Vos sudoroso y de algún modo ausente
reproducís la mueca de la combustión
Nos acomodamos la ropa. El pelo.
Das vuelta el casette, enciendo un cigarro.
Un alambrado, un cartel que dice Ranchos.
Vamos con los ojos cerrados.
Vamos hacia el sol, con la capota baja.






Viajes II

Liberata / Monte Brown/ Dakota / Texas/La alameda /Auto/ Flamingos
Vamos a ver a tu mamacita.
Oh si! vamos!
Ella esperará en el porche , rubia teñida, por supuesto.
Tomando el martíni más seco, si, como su lengua
Y su bata, una bata de seda lila
rauda de palmeras copacabanas, se agitará levemente por detrás.
Esperará digo, fumando interminables cigarrillos
por la punta de su blanca nariz sureña
El humo hará señales de bienvenida, mi amor
Oh mama! venimos
desde otras tierras a traerte regalos
Oh madre!
Traemos botellas y arándanos
Venimos con el viento atrapado en una capelina
para soltarlo en torno a los columpios
Madre habrá glicinas?
hay glicinas en Texas?¿ hay té helado?
vestidos acampanados ?discos de música country ?
hay la posibilidad de ver
una doma?


***

Se dice
cuando termina sin la abertura súbita
de las consonantes explosivas

Se quiebra como un rifle
como un conejo de chocolate o de madera automática
sus brazos como dínamos
como motores fuera de borda
como una mascara eslava
Crac crac crac
con sus esquíes
sus esqueletos árticos
de navajas suizas
de pinches anti deslizantes
¡Explota Estocolmo!
Luces boreales
en la carne ardida
amputada
Plegaria nórdica
de elástica resonancia
le pide más fosforescencia
para éste
hambre de centolla ,de curtiembre
para ésta lámpara de grasa de foca
que alumbra apenas el campamento
Hola! Olaf saluda desde Estocolmo o Noruega
Desde algún blanco país desmantelado
con orugas doradas libando las calles
Oh Olaf! ¿qué pasa con esos territorios que pasa con las consonantes?
Con tus círculos de pescar en el hielo
con tus perfectos perimetrales círculos
calados con artesonada morería en el delgado
infinitamente duro material
quebradizo
especular?
Me enseñaste la mejor manera de lograrlos
-La mejor manera en Odessa Helsinki y alrededores, si señor
de encerrar en círculos
en brillantes círculos
la terminología del pez
su precariedad temeraria
que reluce allí.
enjoyado como un vocablo justo
naranjado a fuerza de consonancias expresivas.


Te jactabas
(vikingo carente de rubores superfluos)
escupiendo a un lado
un brillante krill de gelatina
-Dinamita- decías mojando el pan en la lata de sardinas
-O un taladro Stilson o un pico
uno de esos picos neumáticos
pero eso te hará enfermar decías
-Parestesia -decías
-Claudina… - murmurabas también cuando
te bebías todo el vodka anárquico de luz
con el codiciado dedo de muerto flotando aun antes de disolverse
El aguardiente del Volgota hirviente como una plaga
El áspero kirim de los Pasos del Vaden
Que es eso Olaf ? te vas a lamentar ahora?
Bajo las brumas del alcohol ahora?
ahora que la nieve ha esmaltado sus conejos
que el viento nos trae las melodías de los reyes
ahora que las truchas han alcanzado la parte baja
que los renos escriben sus blandos símbolos erráticos
antes de la competencia quinquenal de huskys?
No quedo atrás ya la ciudad?
los conciertos de clavicordio?
Los pesados cortinados de pedrería ?
El caviar enfriándose en fuentes de hielo
espolvoreadas con cocaína o factor antigripal?

¿No quedó atrás Claudina o como se llame
poniéndose el gorro y los mitones de piel
negros
en una furiosa
tormenta blanca?






“El viaje entraña siempre una alteración: no se vuelve tal como se ha partido.
Toda experiencia implica una mudanza.
El salir de viaje, el solo hecho de romper con el tiempo regular de la vida, renueva la capacidad perceptiva.
Anhelo y espíritu de ver. Cuando se espera ve, se ve”


Celeste Diéguez,1979,Chascomús, reside actualmente en La Plata.
Integró el movimiento de arte joven Revbelarte. Ganadora del primer premio de Poesía en los torneos bonaerenses 1996 y del primer premio poesía Leopoldo Marechal 2oo7. Hizo taller con Simon Esaín , cursó clinica de poesía con Daniel Freidemberg y actualmente asiste al taller de Romina Freschi.


“viajar, abrir la mirada , las ventanillas, armar la propia valija, enfocar, vagar, dialogar, respirar, estallar el sentido, reorganizarlo en base a los propios itinerarios, trazar rutas
y elegir desviarse.”

“Descubrir maravillado que uno tiene allí al alcance de su mano, sobre la cama toda la vasta historia de la humanidad, lo descartado, los viejos cánones, el margen ,las minorías, los discursos desde el poder y la opresión, lo silenciado , todas las civilizaciones con sus credos, las geografías, los imaginarios , la psiquis, las guerras, las lenguas, los ghettos, las ideologías, los refritos, las vanguardias, la tecnología, los movimientos y sus manifiestos, el cine, la televisión, todos (todos!)los libros, la información ,las viejas canciones, para hacer la maleta”


“y quisiera irme al Turkestán porque Turkestán es una
bonita palabra”

De Raúl Gonzalez Tuñon”La calle del agujero en la media”

No hay comentarios: