domingo, 20 de julio de 2008

Valeria Melchiorre


EL TIRO (fragmentos)


II


Una mujer
se vuela los sesos
mientras otra

tieso el tiento que la amarra
a la horca improvisada
prueba el paso hacia adelante,
caída abrupta que la lanza a la hecatombe
en lengua exhausta
al ahogo imprevisible
y ajeno
que llamamos, de otro modo, felicidad


III


Una mujer se vuela los sesos,
la otra

muda asiste a su patíbulo en espera
de un destello de una seña que se estrelle en el reflejo
y profetice o la convoque

-cuánta sangre derramada-

a ser cómplice y testigo
de su muerte





BORDERLINE

asomarse y
tirar todo por la borda
no son uno
son dos
raptos en que el cuerpo
o se incorpora
y traza al aire la figura
refractaria del abismo
o que manos
a la obra
se abre en dádiva
de excesos y sobrantes
arriesgándose intempesto
a la estampida o golpe

acaso
que convoca y borra el borde
arrasando tras de sí
la vida toda?



EL OCÉANO


lo más peligroso de todo
es al ojo
como océano
al borde de la playa,

no lo que en la grieta se oculta
y el resquicio devuelve,
incandescente

lo que palpable
saturamos a fuerza de costumbre

así el tren

que de tanto pasar un día
puede arrastrarnos
de improviso

a pesar de haberlo presagiado tanto




Valeria Melchiorre

La vida tiene que ser resplandeciente. Prefiero entonces dejar los agujeros negros, los cortes de luz y los apagones en la escritura. Además, nada ilumina tanto el resto como el fulgor de esa oscuridad.


No hay comentarios: