miércoles, 2 de julio de 2008

Marimé Arancet Ruda


.................................................imagen: Verónica Bracco


-I-

dos mitades
.............frente al espejo
aberturas oberturas
cuchillas meticulosas
que arrancan
bien de cuajo
la raíz
oh profecía
sobreviene
el balanceo
..............ya sin eje
de ir en vuelo
...............en cieloabismo
polo a polo
...............ojo a ojo
sin zapatos
..............en el péndulo
en la hamaca
.............en vértigo volador
no deja de ser
..............................un juego
cuando el mundo
.............................es
mil rayas
de acelerados
...........................colores
sólo rayas
...........................sólo
rayos
................deseo
el rapto délfico
................de saber
cuándo
................saltar
saludar
................y caer
sobre mis pies





-II-

construir
............sobre una falla tectónica
provoca
............en algún momento
que la tierra
............desentierre
y se vaya
............por el hoyo
como en el hondo
............inodoro
el pavor
............de ya no ser
*
/
/
*
*
-III-

“Okupa”

Una tristeza autónoma y si voz
se le metió entre los huecos.
La ven moverse,
..............crecer,
estirarse
y enrollarse.
Pero no la escuchan.
Nadie
la escucha.
No produce ni el más leve
ruido de respiración,
como los fantasmas,
como los vampiros.
-“Ojalá
La casa le quede chica,
el espacio sea oscuro
o le falte algún ambiente
para que se vaya
............................de una buena vez”.

-“Ay,
no tener a mano el número telefónico
de la Corte de Derrumbes y Otras
Catástrofes Espirituales
........................................para exigir
........................................inmediato
desalojo”.
-“En fin,
Esto es todo un contratiempo:
Un okupa susceptible y peligroso.
Por el momento,
Probaremos negociar:
Rogamos,
...................amablemente,
.........................................si no es mucha intromisión,
se retire
.................a algún solar
más salubre
.................y más mejor orientado
para evitar la humedad”.






Marimé Arancet Ruda
¿Por qué escribo?
Escribo para que el silencio suene como silencio, y no como partes tácitas.
Escribo, voluntariosamente, para horadar la roca.
Escribo para remontar un barrilete, y la corriente de mí misma.

1 comentario:

toto scurraby dijo...

cuchillas meticulosas
que arrancan
bien de cuajo
la raíz


esto es buenisimo