domingo, 20 de julio de 2008

María Eugenia Pérez Tomas






(…………………….) si no rozara mis yemas circulando.

La monotonía.

El continuo monitoreo

El críptico mensaje de doblar en segundos mi entero desenlace.


*

La tristeza acumulada espanta tigres de acero pelaje
Sus bellos hirientes no resbalan, siguen agazapados
Subiendo al corazón mas alto y sin llegar aun
Entre las almohadillas se deposita barro y barro
Las inversiones no se clarifican
Las montañas no cubren su cumbre
Un filo desaceitado
Y la fragilidad absoluta d el alinea
Montonares de duelos
Al combate nulo se echan a correr
Aquellos perspicaces atraídos
Una ambivalente mezcla de susurros ópticos
El inacabable montículo de ligazones
Y el continuo despojo.



*
Caen sobre los círculos de mi pecho pintas de pistacho
Bajo la ventana un calentador cruzado por barras de fuego
Se conecta a mis despabiladas onomatopeyas.
Yo soy dos.
El pez boquiabierto también lo es.
De gran binomio mundial
Grandes gelatinas intersatelitales
Entonces nace una lengua (me digo bocona)
Primero despierta una cascarrabias que se escondía en los elefantes de mi vientre
Segundo estremece sin frió al ojo arrugado que se imantaba al mundo plano
Las estrellas se puntean para facilitar el camino
Se plasma la figurita de Orión
Un brillante señala la entrada y marca los pasos del andén
Aseguraría que en una dimensión otra se viaja en tranvía
(pero sin equipaje) (pero con masitas)
Allí afuera la cola se escurre como patas de rana
Una oruga enroscada gira sin fin
Un renacuajo de orejas transparentes me saluda en el despegue
El viento se acomoda vaporoso en el piso
Para despedir a mis piernitas que se vuelan ligeras
Ya en velocidad logro arrancar una raíz del pasto
Para ponerla entre mis dientes (ya son lunas)
Se me cae el sombrero bien londinense (bien violeta)
Lo taqueo y lo dejo caer lejos en el mar
(es la panza de una ballena tomando sol)
Con el pulgar liso de huellas trazo mi futuro
Lleno de glóbulos y conejos
Saludo con las risas de mis costillas a los pequeños frutos de los árboles
y tengo sexo amoroso con las nebulosas que me invitan a su orgía estelar
micro galaxias se desprenden de mis poros
(las mismas que en la tierra me guardaba angurrienta)
Conozco otras vidas
astronauta un sapo se escucha croar
(tirita erres)
Desmantelo al negro infinito que me hace nadar en la gravedad cero
Un hijo de gas me separa las rodillas
Sus pecas viajan años luz
(es que es ayer)
Se tarda en llegar al día que terminó
Una recta fluor indica el retorno
Mis articulaciones ya se destornillan
Los labios se abren para recibir sudor
Brotan sin más.





María Eugenia Pérez Tomas
Escribo porque la tinta se esconde como mugre en mis uñas.
Porque mi mano sabe nadar en el retorno de las flores.

con seudonimo Isidora de Maraia, nacída el 6 de enero de 1985.
Actualmente recide en un pasaje con terraza del barrio Caballito.

No hay comentarios: