viernes, 10 de septiembre de 2010

NaKh 1

iii
Hon-Gong

¡Allí va un insecto-ion!
el paramecio traslúcido pasando de rama en rama
bajo el continuo zombi-zumbido del abejar entre los troncos.
Junto a ese todo el sol vaporizó una radiación de termoluz
al entrar el insecto en la caja luminosa de los árboles:

otra vez soy yoh moviendo por el bosque
en el rebote entre los trigramas de los eucaliptos.

Hoy las hojas están comidas con formas de corazón
pero también mi corazón fue comido en forma de hoja
por un sol botánico radiando sus esferas de plumanieve sobre las yucas.
Este cobre solar se cobra la vida para volver a verlo
mata por cada semilla repleta de su caramelo ígneo
se unta el aceite, lento sobre el tronco,
hasta soltar una célula de la corteza y la enciende.
La emite su deep ocre una frecuencia de lacas
junto a la tecla de gelatina del gusano verdelago
(hermoso hermano Venus)
detonando el traslúcido verderrayo que me sigue de lejos.

Oh auténticas hermanas en la energía que es lo mismo que decir por el contacto:
boing - boing - boing:
bonetes del Hon - Gong,
acrópolis escalonadas de falantes bips de esporas
dando sus prehistóricas caladas desde la base del árbol
en un ísiaco ring para el vate-karate
junto a unos pájaros que desaparecerían de quererlo una sola vez.

Hada de las suerficies,
todos los poros salpicados por una sola rociadura,
bastaría asperjar mi zapatilla con tu colirio rosa
para escuchar una música insonora y ser apto para el baile.
Jazz de pies sobre el jade del bosque:
habláme mientras me alejás los mosquitos.

Ahora nada se mueve savlo en un vibrato de rotor ultra-nocturno.
Arrullo de minitic-cans hasta quedar envuelto en la brujería de rebotes de los insectos
Las mariposas de noche son varias pero no se ven, están hechas de pétalos de trébol negro.
Luego chispas de luciérnaga
ballonetazos hacia una selva que no guía.

Madre perdida o hija con perseguidor:
conociendo de cerca el trote de los cabros
esta es la vida que no había sido de revista, la vía de la mejor perdida:
la señal se abre desde el medio del árbol y no apunta a nada, es un ala quieta.

Dibujo el sígil de pasto para repartir el peligro.
¿Me dirán que hay que internar el cuerpo, meterlo en la fauce?
Otro manto más para la noche
aunque de esa tel se hacen los espejismos.

Ahora sí que no sé.
Empiezo a rastrearme hasta alcanzar un rizomagrama de arena
pero la arena es una nube que hacha circuitos
sus rondeles aspiran hasta sonar lejos... ¿adónde me perdí...?
No hay otro camino que el del starwaving por entre enormes caparazones de tortugas que se van construyendo.
Y si bien nada pre-existe a la construcción todo pespuntea para cualquier lado y sin meta.

Me rebenqueás, me pateás la minifalda con luces,
¡necesito una escala técnica o caer hasta dar con el cuerpo hondo!
Y si encima me atreviera a hablar desde allí, desde esa garganta oscura,
me volvería un perfilado pez abisal que ya no sabe si sube o baja
si va por la voz o viene por lo que ni encarna.
¿Y llegar así a secretaria del sing-dictado, la ultra - B del triple cero?
Con los gases de esmeralda para mi ojo en los cactus
con los polvos de rubí para mi star-ruby en el labio...

danza,
trueno,
muslo,
quietas...
quietas...

... por suerte los ágaves
ya me abren sus colas,
matas que entornan sus amplias quijadas para conducirme:
esta tierna agotada viene de entregar sus 3 vinos en el circuito pedagógico.

Se sabe que primero hay que volver porque nunca se vuelve sola, hay que traer a todos.
Segundo hay que irse porque los invasores nunca vienen para quedarse y te llevan.

Así aparecí colgada bajo la tela
la gota encima maniobra
la araña trepa
el doble te miralinterna
doblemente verde.
Su pozo
es pura molécula.

Muelle tras muelle de ligustros
es el digitable de los insectos que despista.
Tras la piedra, tras la tierra, tras la letra:
trasladan piedras, trasladan tierra, trasladan letras,
no traducen:
trasladan, contagian sus distribuciones:
la era de las transmisiones al borde de todas las comunicaciones.

Así re-distribuyen el tobleroneado ascenso de los pinos
más el luminodáctilo bicho de luz que teclea.
¿Cómo habrían de permanecer iguales los caminos?
Atravesar este aleopardado neuroneo del suelo es infiltrarse en una transmisión inter-mitida
¿Pero que in-dicen estas aspas de embriones a flash?
"Ser la elegida es como estar enamorada", alrededor ventilan
"nadie te lo dice pero tu cuerpo lo sabe".
Yo soy l aelegida de las hombrembras de guerra
itinerando en sus instructivas diademas
por el oriente vivo de la brisa.

Ahora un encendido cabellorama de rayos-hojas
amplifica la hora de ruta
mientras el mar guiñazul acostado aunque sabemos de lejos.
Y ya no me dice el sueño, me extiende el dije,
la gota de rubí en cuyo interior pulsa la estrella
talisman vivo y dátil
para la fuga a la que invitan desde sus salones
las empelucadas señoras del arcoiris:
"Ovnis sobran: la invasión ya se produjo en la eternidad".
Ahora vagarán multitud de niñoides por zona
con millones de glóbulos-ovni en sus tejidos
y sus ipso-factas auto-reparaciones de circuitos.

Para eso estos manuales técnicos de la invitación.



naKh ab Ra
boingo-bong
2008

1 comentario:

Anónimo dijo...

ahh!!! que lindo poema, me expande la imaginacion, la regenera!

"Ahora un encendido cabellorama de rayos-hojas
amplifica la hora de ruta"

¡que lindo!

Clau