miércoles, 19 de noviembre de 2008

Amadrar


-I-
sea madre y desmadre
para amadrar
como dios manda
al ausente y al presente
como la manada endiosa al crío
y hasta se inmola
si hace falta
sin vueltas ni quites
soy capaz
hasta de ser feliz
a pleno corazón
aunque pinte
desinflado
como globo
después de siete días del cumpleaños

-II-
todo el tiempo de la tarde es tuyo
toda tarde
cada una
cuando arde la pupila vacía
y allí
me ocupás por entero
mientras te espero
y espero
y
al fin
llega la noche
hay que guardar
los juguetes
y el deseo de llenar

4 comentarios:

estrambótica dijo...

(...)cuando arde la pupila vacía
y allí
me ocupás por entero
mientras te espero
y espero...

Marimé me E N C A N T O.

unsologato dijo...

rrrrrrrrrrooooooooooonnnnnnnnnn
por el amadraje...
y todo lo que que permite al vacío llenarse de belleza...

y otro rrrrrrrroooooooonnnnnnn

Marimé dijo...

Gracias, Iviiiiiiiii. Di curso al la locure de lunes y a la mía propia sin día fijo. Cosa rara en mí, sin pulir casi.
besote

Xelia dijo...

A mi también!!!
Muchísimo...
hermoso poema...