lunes, 12 de octubre de 2009

AVEABREPALABRA - ENSAYO sobre AvE circular - por Karina Cartaginese

................................. imagen OLBINSKY


AVEABREPALABRA


“AvE circular”


Empecé escribiendo una serie de poemas, a partir de una experiencia mínima. Una serie de no más de diez. Recuerdo que se los mostré Romina, y me dijo algo así: por qué no lo expandís? investigalo un poco más, hacelo crecer.
Y de ahí, una palabra me llevó a otra, un sentido a otro, una imagen a otra imagen, el material no paraba de brotar (y sigue…), se me escapaba de las manos, pero siempre manoteaba la derecha, claro, para escribir.
Con el tiempo del Ave nacieron las Evas, juego con este vínculo “capicúa”, espejo o anagrama.
El material se multiplicaba como conejos(aún no encuentro píldoras anticonceptivas para ellas, Evas poesías). Han entretejido especie de túneles, laberintos y rizomas, creo que esta es la palabra clave del “AvE”.
Es una obra rizomática, barroca, minimalista, algo psicodélica , ya que por momentos la letra marea, pareciera que un poema, dice lo mismo que el otro, o algo muy parecido, pero las mismas palabras, en otra ubicación, en el espacio del poema, dicen otra cosa, es un cuerpo distinto, que dice algo distinto. Son poesías autónomas, pero comparten una misma vibración , una misma resonancia epidérmica, en el papel y la voz.
Son muchas bocas que hablan a través de la boca del “AvE”.
Los poemas están relacionados entre sí, aún a la distancia.
Es un gran cuerpo lleno de cuerpos.
Una gran boca llena de bocas.

Mi idea es que uno pueda tomar solo un poema y leerlo y que este pueda sostenerse por sí solo, y también en agrupaciones, cualquiera sea el orden, más allá del que yo les he designado, y el cual no es arbitrario. Lo decidí por varios motivos: sentido, sonido, laberinto de guiones internos y señalizaciones subliminales, y también por intuición.

El “AvE ”marea , El “AvE circular”: me remite a una experiencia de la niñez (ahora que lo pienso, y sobre lo cual he escrito otros poemas), en donde uno jugaba a girar, girar, girar, girar… hasta caer, girar hasta el silencio, y a la vez ser como el carozo de un ovillo de los ronroneos de Ella, de su voz, de sus voces, de sus Evas, que también son mis Evas (son a esta altura mis Evas?), serpenteando en mi médula.


Jugué con el exceso y la multiplicación. “…La escribí hasta que el silencio llegara a mi mano…”. Con lo rizomático de la obra, en las ramas, en la copa, hacia el afuera cielo, y con las raíces, la profundidad, el adentro suelo.
El árbol y el gran nido del “AvE”.
El cuerpo, y los cuerpos que salen de la boca de Eva, piel adentro, piel afuera, dentro: palabras huesos, sostén de los Cuerpos de Papel, en este caso los cuerpos de las Evas.
Evas en racimos que llenan las copas de letras, que entintan los labios de tanto, que brindan una boca por otra, se embriagan y marean, se agrupan deávertebras y medulares serpentean…


Y así nació el” AvE”, de algo tan pequeño y puntual como un botón . Quedé entre la intemperie y los microclimas, y en mi pecho y mi medula comenzaron a brotar las Evas.
Verbográficas Evas!!!!!
En racimos, en bandadas, en bandejas llenas….
En flotas de palabras buscando habitar una boca…
Aves origamis, desplegando sus alas en cuerpos de mujer y papel, con labios de tinta y tanto…


Tengo un proyecto de diseño: cada poema ocuparía una hoja, tendría su propio cuerpo de papel, cada poema es un AvE Origami, una Eva tornasol. Ubicada espacialmente siguiendo la forma de la V , dos alas unidas, en un punto de intersección, el vértice del “AvE”.
Ejemplo:

*******.......................................................................................................................... ***
********* ......................................................................................................................*******

********* ......................................................................................................................****

(margen superior izquierdo) .......................................................................(margen superior derecho)


************
***********
****
( centro desde la mitad de la hoja
hasta el borde inferior)

En esta bandad circular, hay más de cien aVes Origamis.

Yo que no dibujo, me encontré, dibujando letras para el AvE y para EvA.
Creo que también podría decirse que son poemas visuales o no decir nada y solo verlos y ver que pasa , que dicen, que tocan, que movilizan. Para mí las letras son cuerpos que se mueven, cuerpos que mueven cuerpos, y más allá “de que se entienda o no”, me gustaría que a la gente le pase algo cuando lo lea, eso depende de la química que se da entre la letra y el que lee.

Los epígrafes son poesía del “AvE”, siguen un carril horizontal, enhebrados, casi diría hilvanados por un mismo hilo de voz (*). Tienen una movilidad propia dentro de la obra, la ubicación,(el orden numérico) que puedan llegar a tener en la impresión en papel, es más dúctil.
Siguen un sentido, y una decisión de orden, pero pueden filtrarse en la serie del “AvE” con tinta propia, no es casual que los haya tipeado en negrita. Mientras que los poemas van por un carril vertical, moviéndose espacialmente en la hoja, siguiendo la morfología del viaje del “AvE”.
Sobre los epígrafes casi diría que son espacios de respiración y sostén.
Bisagras de las puertas del “AvE”, articulaciones del cuerpo de “EvA”, que se mueve, que da un pié, un paso, una mano, una boca para todas las Evas, que caminan, corren, agitadas, serpentinas, ansiosas de todos los ojos, mimetizadas y desnudas a la vez, entre el follaje de las hojas de papel, murmurando, rezando y ronroneando, entre la Flora y Fauna del Paraíso circular…en donde se desprendieron poesías, entre la intemperie y los microclimas…tornasoles de una voz…

El AvE creció, y sigue creciendo, sigo hilando fino, escuchando si algo me hace ruido, y me pongo contenta cuando las poesías resisten los filtros y me gusta lo que escribí.
También las leo como si no fueran mías, y en otros espacios físicos, por lo general, en mis viajes en tren, “para extranjerizar la mirada”( gracias por el término de Horacio Antonini).

Circular: porque Ella ronronea en círculo, y yo quedo envuelta en Ella y de Ellas, girando y escribiéndoles el paso, moviéndome en sus cuerpos, y Ellas en el mío.
Circular: de vuelta, y de vueltas, de ríos de tanta tinta, “ …la marea marea…” y me dejo llevar. De verdad, no sé nadar, y “… no sé nadar mi exceso…”, también es cierto que “… escribo para flotar…”

En la obra, hay tres poemas notablemente más extensos, dos de ellos con título propio.
Estos poemas se incorporaron posteriormente a la serie del “AvE”, en su origen no fueron pensados para ella. Y con el tiempo al leerlos con Romina, nos dimos cuenta, de que eran tres cuentas sueltas en este :“Rosario” de Evas, y que también había “Ángeles empetrolados en la plaza” y “ Evas anfibias de letras”.


Quiero decir que el “AvE”, tiene padrinos, que depositaron su fe en Ella, y la ven crecer y crecer…

Agradezco a quien iluminó en mí la llave del “AvE”.
Su mano abrió, en la semilla del aVe la voz…

Agradezco también a Romina Freschi, a Juan y Mercedes, a Susy Kesselman, a Ignacio Vázquez, a mi familia…sanguínea y “adoptiva”, y a Valeria Pagola .

Agradezco a la vida por Daniel Capanna, gracias a quien soy, y me enseñó a creer en mí, y a quien le dedico mi labor como artista.



Para el futuro espero obtener un buen subsidio, una beca para las bocas de mis Evas.
Un medio que les abra el vuelo, sucede que son una bandada de poemas y muy grande.
Y mis Evas son muy, muy exigentes y demandantes.
Muchas AvEs, muchas EvAs, muchos cuerpos, mucho papel y tanta tinta en las bocas.



Karina Cartaginese(21-09-09)



(*) Un Hilo de Voz(obra de Maia Mónaco)

Fragmentos de “ El poroto”(un cuento de la adolescencia de Daniel Capanna, rizomas de su pasado, que me encuentran Hoy), un aVe, un poroto, todo puede ser semilla, y germinación. La multiplicación no sé si para, elegimos que decir, que mostrar y que no.



“El primer día(…..) ya tenía sus primeras raíces”

“El segundo ya estaba largando algunas hojitas”

“Al tercer día(……)ya tenía tallo, hojas y raíces grandes tamaño familiar”

“El cuarto día, (…..)ya no entraba en el frasco de tantas raíces que tenía.

“El(….) quinto día las ramas del poroto estaban invadiendo por completo la cocina.

“El(…) sexto día(…..)la cocina estaba completamente cubierta por el follaje del poroto.

(…) el poroto seguía largando hojitas hacia los cuatro puntos cardinales de la cocina(…)por cada rama que cortábamos salían tres(…)el comedor estaba siendo tomado(…)

(…)No tuvimos necesidad de abrir la puerta, el poroto ya la había tirado abajo(…)

Cruzamos el comedor esquivando las raíces, mientras las hojas del poroto se cernían sobre nosotros; apenas tuvimos tiempo de abrir la puerta de calle y huir a la mayor velocidad posible…

(…)No se puede negar que fue una buena germinación.




Karina Cartaginese (21-09-09)




miércoles, 7 de octubre de 2009

Enjambre


Dice el guerrero devenido labrador

Podría maldecirte
primavera,
pero no sos culpable
de haber cubierto con grama
el corazón enterrado.

Dejaré que crezcan
todos los colores
dolores sabores
ardores vapores,

y cuando llegue el otoño
veremos
si había algo
de fuerza frutiferaz,

o
simplemente
un cúmulo de carbono
ya podrido
convertido
en abono de mi tierra.